Estudian especialistas de la UAT gen causante de brucelosis


Expertos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) anunciaron la
investigación de un gen causante de la enfermedad conocida como brucelosis, cuya labor
busca contribuir al conocimiento de este padecimiento que se presenta en animales
domésticos y a la vez evitar riesgos sanitarios que puedan afectar al ser humano.
El investigador del Cuerpo Académico en Sanidad Animal, Dr. Jorge Alva Pérez,
dijo que el trabajo es realizado en coordinación con especialistas de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM) y es financiado por el Consejo Nacional de
Ciencia y Tecnología (CONACYT).
“Estamos trabajando a través de varias técnicas de laboratorio con la intención de
conocer el comportamiento de un gen en particular (Brucella melitensis) para determinar
qué función tiene el gen y la proteína en la virulencia de la enfermedad”.
“Ya hay resultados parciales de la investigación, que obedece al objetivo de conocer
la fisiología de la bacteria, para saber cómo se comporta y determinar cómo combatirlo”,
dijo el investigador adscrito a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UAT.
Indicó que han encontrado que el gen tiene una expresión en la que no hay
diferencia al inicio de su crecimiento in vitro, ni al final, y que en apariencia, bajo
condiciones óptimas no hay cambios en esta expresión génica.
“Ahora veremos si se expresa en condiciones de estrés intracelular cuando la
bacteria es fagocitada por macrófagos que son las células blanco, y entonces ver si favorece
la sobrevivencia intracelular de esta bacteria”, añadió.
Sostuvo que en colaboración con la Facultad de Medicina Veterinaria de la UNAM,
crearon la proteína recombinante del gen.
“Lo que sigue, es ver cómo la proteína, que es una enzima, tiene la capacidad de
hidrolizar ciertos sustratos, o sea el metabolismo de esta enzima, cómo funciona y la
caracterización, en qué periodo funciona en la infección intracelular”.
Subrayó que esto les permitiría entender cómo funciona la dinámica de la infección
y saber cómo controlarla con métodos mucho más eficaces.

“Que no sean los antibióticos, que sabemos ya no funcionan. Crear mejores
vacunas, e incluso saber en qué momento la bacteria se encuentra lo suficientemente débil
para ayudar al hospedador a tener una respuesta inmunológica más efectiva, y poder
administrar mejores terapéuticos a los animales”, concluyó.

Comparte esto:
Previous Se deslinda INDE de convocatoria de Olimpiada Estatal falsa de ciclismo
Next Avanza proyecto Parque Refinería de Reynosa

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *