Aunque pasaron 56 años, su amor seguía tan vivo como cuando se casaron


72455-R3L8T8D-650-reunited9n-2-web

Boris y Anna Kozlov contrajeron matrimonio durante la guerra de 1945, pero 3 días después de la boda,su amor sufrió una gran prueba, Boris fue llamado a hacer frente de la batalla.

Anna no tenia mas remedio que besar a su esposo, y esperar su regreso. Todo iba de acuerdo al plan, hasta que al padre de Anna lo desterraron del pueblo en el que vivían luego de que éste se negara a trabajar y fuera declarado enemigo público. Anna y su familia tuvieron que mudarse al lejano oriente ruso.

La madre de Anna pensaba que su hija debía comenzar una nueva vida así que comenzó a quemar las cartas que Boris le había enviado, así como fotografías y todo lo que le recordara a su marido militar; luego comenzó a insistirle para que se enamorara de nuevo, que buscara un nuevo esposo argumentando que Boris ya había vuelto a casarse.

72405-R3L8T8D-650-reunited9n-1-web

“Me eché a llorar, no quería ni pensarlo. Mi madre me gritó y me repitió que aquello era una tontería. Me convenció de comenzar una nueva vida con un hombre llamado Nefed. Con el tiempo ambos lograron hacer que pensara que él era quien debía estar a mi lado”.

Al termino de la guerra Boris regresó al pueblo en donde Anna lo esperaría, valla fue su sorpresa al toparse con que ella tenia años que ya no vivía ahí. Aunque intentó por todos los medios encontrarla no lo logró ya que luego de que Anna se casara cambió su apellido como es costumbre en Rusia; Boris perdió todo rastro de su paradero y cayó en una profunda depresión.

72505-R3L8T8D-650-reunited9n-3-web

Al cabo de algunos años Boris, resignado, se casó de nuevo.

Todo parecía perdido, Boris y Anna estaban resignados a jamás volverse a ver; hasta que en los años 90s, tras la caída de la Unión Soviética, Anna decidió regresar al pueblo en el que vivió en su juventud, Cual fue su sorpresa… un día a lo lejos una silueta llamó su atención, no lo reconocía inmediatamente pero cuando descubrió que era aquel hombre al que había amado toda su vida y con el cual se había casado, sus lagrimas empezaron a brotar de sus ojos, aquel hombre era Boris.

“Pensé que me engañaban mis ojos, vi como ese hombre se me acercaba y me miraba. Mi corazón se detuvo por un momento y entendí de quién se trataba. No pude contener las lágrimas de felicidad”.

Boris de 80 años, recuerda que al verla sintió como si el peso de todos los años que pasaron separados finalmente cayera de sus hombros, sintió que era el mismo de hace 56 años, y corrió a abrazar a su amada Anna.

Impresionados y felices, los esposos pasaron la noche en vela, hablando de lo que había pasado, Boris le propuso a Anna volver a casarse y aunque ella al principio se negó, el militar finalmente se salió con las suyas.

“Nunca pensé que iría al altar a esta edad. Fue la boda más feliz de mi vida”.

Los recién casados no se avergüenzan de demostrar su amor en público, sostienen sus manos y se besan como cualquier pareja de enamorados.

“Desde el momento que volvimos a estar juntos puedo jurar que no hemos peleado ni una sola vez. Estuvimos separados por mucho tiempo y nadie sabe cuánto más nos queda, por eso no perdemos el tiempo en discusiones”.

“Si es de amarte, lo haré hasta el fin del mundo”- Cita uno de los poemas que Boris le dedico a su amada Anna en 1945.

 

Comparte esto:
Previous Azota poderoso tifón en Taiwan, dejando seis muertos y más de 100 personas heridas
Next Video que circula por redes sociales donde agentes de la policía comparten su comida

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *